Historia

Como otras tantas ciudades, Machala comenzó a hacer realidad el sueño de participar en las lides del fútbol nacional allá por el año 1973, cuando desde la A.F.O. (Asociación del Fútbol Profesional de El Oro) se logró la autorización para organizar una competencia provincial que consagrase un equipo representativo. Habían pasado poco menos de dos años desde que el 31 de julio de 1971 se había creado dicha asociación con el propósito de llegar a ocupar una plaza en los torneos nacionales.

Pasaron muchos años y el balón ha corrido kilómetros por la grama del estadio “Nueve de Mayo”… Pero no hay dudas que aún queda una deuda pendiente en cuanto a la concreción de una legítima aspiración: Lograr un equipo de primer nivel y estable que represente a Machala, a El Oro en la Serie “A” del fútbol ecuatoriano.

Han sido muchos los tropiezos que han impedido consagrar definitivamente un equipo representativo machaleño, orense al fin, en la máxima competencia futbolística nacional;  las razones habría que buscarla desde sus mismas raíces, desde sus inicios, para comprender mejor esta actualidad que mantiene una deuda para con la afición futbolística.
Cierto es que hubo un paso fugaz de equipos orenses en la máxima categoría, como lo fueron el Carmen Mora y su fusión posterior con Bonita Banana, de gran suceso en 1978 y el Audaz Octubrino, con su ascenso en 1975 y la buena campaña del año siguiente.

A la realidad financiera, la falta de compromiso de inversores que se jueguen a “lo grande”, hay que agregar la necesidad de contar con instituciones deportivas con apoyo integral a todas las divisiones, con mucho énfasis hacia los infantiles y juveniles, ese “semillero” de donde deberán surgir las bases de los grandes equipos del futuro, lo que aspiraba concretar por entonces la gestión en A.F.O. del Lcdo. Luis León L.; la necesidad de contar con equipos nutridos de dirigentes comprometidos, leales a la causa deportiva y honestos; el aporte intenso del verdadero periodista - publicista que desde los medios sepa incentivar a la afición deportiva; el compromiso de los futbolistas que entiendan la realidad insoslayable de lo efímero que es el éxito deportivo, de lo corta que es la carrera profesional y de lo sinuoso y sacrificado que debe ser el camino que los conduzca al éxito.

Un grupo de amigos machaleños de aquellos tiempos visitaron mi casa en abril de 2010 y se encontraron con sorpresa con dos ejemplares del Documental Histórico del Campeonato de Ascenso a Profesional de 1973; los guardo como reliquias, que son un bálsamo para esos días en que uno por estos pagos se sienta al lado del hogar encendido los días fríos y lluviosos de invierno y revisando sus ajadas páginas puede recordar con unción aquel pasado tan lejano en el tiempo y tan a la mano en la memoria.
Ahora, a la distancia, me tomo el atrevimiento de rememorar aquellas jornadas iniciales en las que con tanto empeño se aspiraba lograr el pase al fútbol profesional, como una humilde contribución que habrá de concatenarse con otras expresiones y realidades que se manifestaron en el tiempo. Son nada más ni nada menos que 37 años los que han pasado, sin embargo creo que vale la pena el desafío de hacer un nuevo compendio de aquel material histórico para que sirva de material de consulta al Círculo de Periodistas Deportivos de El Oro, a los medios de comunicación en general, a los dirigentes de A.F.O., de Fedeoro, de los clubes orenses y a los interesados en recordar e investigar sobre aquel evento de tanta trascendencia y para nutrirse de información acerca de los inicios del fútbol profesional en El Oro.


Cuando aquella competencia de 1973 finalizó, entre Rafael Valdivieso Maingón y yo redactamos una revista destinada a recopilar todos los detalles del campeonato recién finalizado, la que contó con 114 páginas ilustradas, con una portada a color y un amplio apoyo publicitario.

A poco tiempo de su aparición en febrero de 1974 la revista se agotó y desde entonces algunos privilegiados ejemplares pasaron a ocupar empolvados anaqueles particulares. Entonces, transcurrido el tiempo, démonos el gusto de introducirnos en aquellas amarillentas páginas para encontrarnos con tan gratos recuerdos…¡si me parece ver a don Severo García, a su hijo con el que hacía de cronista desde el borde del campo de juego, a Rodrigo Pineda Izquierdo, al locutor Vicente Barreto Villavicencio!…a mi debut en Radio Vía con aquel ¡Gol de factura! en una pequeña cancha de El Guabo; en fin, eran tiempos en que todo comenzaba, incluso el periodismo deportivo orense también ensayaba por entonces a ponerse los pantalones largos.

Para este argentino agregado por aquellas latitudes, con el coraje de un joven de poco más de veinte años de edad, no pudo pasar desapercibido aquel año lleno del vértigo y la ansiedad que producían el desarrollo de un torneo tan apasionante. Asistir a entrenamientos, conversar con jugadores y dirigentes, vivir con intensidad los partidos en el “9 de Mayo”, participar de los programas diarios de Estelares del Deporte, en los que no faltaban los keys de “La Tusa” de don Chávez…el ex boxeador “Mamalona” de “conducta inchatable”, trasnochar hablando de fútbol y de otros sueños que parecían inalcanzables y saborear las guatitas del mercado por las madrugadas, son cosas que no se borran porque sí de la memoria de nadie… al menos en mí esos recuerdos permanecieron intactos.
Al repasar las páginas de este Documental Histórico no nos deberá sorprender el encontrarnos con el presagio de grandes jugadores, cuyas condiciones ya se avizoraban y que se plasmaron en elogiosos comentarios en aquel anuario deportivo.

Ya se destacaban por entonces Marco Chica de Macarsa, de la mano del técnico, el otrora grande Lucio “Uña” Armijos, Antonio Coello, “Ventarrón” como le llamábamos con el “Conde Rafico” Valdivieso, y el juvenil Galo Tenemaza Pazmiño por quién apostamos a que se consagraría como un gran jugador, sin temor a equivocarnos. Fueron estos tres, precisamente, los puntales infaltables del A. Audaz de 1976. No fueron los únicos, ya que muchos otros que pasaron por el fútbol orense en 1973 integraron equipos de distintas categorías en el ambiente futbolístico nacional.

En esta oportunidad al reeditar aquel testimonio deportivo me permito hacer algunas ligeras correcciones de texto, una adecuación de acuerdo al tiempo transcurrido y darle otra diagramación con el objeto de hacer más ameno el repaso de este pedazo de historia machaleña, aunque conservará el calor y la pasión deportiva de entonces. Finalmente, cabe aclarar que deberemos aceptar las limitaciones del material fotográfico, restaurado en la medida de lo posible, que en cierta medida no está a la altura del gran trabajo profesional que hacía por entonces el recordado Klinton Sánchez.

8 de JULIO DE 1973. PRIMER PARTIDO  

Terminado el acto protocolar, la gran cantidad de espectadores que se dio cita en el Estadio Nueve de Mayo se preparó para el inicio formal del apasionante primer Campeonato de Ascenso de la Provincia de El Oro:


KLEBER FRANCO APURÓ AL CARMEN MORA:
QUIEN GANÓ EN FORMA EXAGERADA POR 3 A 1

Jugado el 8 de julio de 1973.
A las 11:41 hs. el jugador Bolívar Merizalde en el centro del campo movió el balón hacia Eloy Báez, iniciando de esta forma el Torneo de Ascenso. Ambos equipos habían ajustado sus líneas en los entrenamientos anteriores y saltaron al campo de juego alineados de la siguiente manera:

CARMEN MORA: Marco Cadena; Edison Castañeda, Pablo Chica, César Macías, Felipe Landázuri; Ángel Ocampo, Sergio Medel; Bolívar Merizalde, Eloy Báez, Juan Cortés, Leonardo González.

KLÉBER FRANCO CRUZ: Cruzate Bermello; Ángel Carlín Z., Jaime Arias A., Kléber Almeida L., Lucio Valarezo J.; Miguel Morocho A., Julio Angulo P.; Williams Moreira A., Genaro Espinoza F., Diego Arias A., Freddy Díaz.

Árbitro: Leonardo Valencia (buen desempeño)
Jueces de Línea: O. Hadad y Valarezo (acertados)

Goles: a los 6’ y 18’ anotó para el Carmen Mora; a los 38’ Barrios para el Kléber Franco; en el segundo tiempo Juan Pérez anotó de cabeza poniendo cifras definitorias.

Los mejores valores:
Miguel Morocho de Kléber Franco Cruz por su empeño, por el continuo sacrificio para transitar el medio campo “nocturno”, mereció el honor de llevarse el galardón de los más destacados.

Eloy Báez del Carmen Mora fue el otro destacado por su oportunismo para explotar las fallas defensivas kleberinas, por los dos magníficos goles conseguidos, fue lo mejor del Carmen Mora.

El arquero Bermello, que estuvo desafortunado en la valla, no alcanzará a rechazar un balón, que tampoco lograría “Maestrito” Cortés; Carlín no intervendría en la acción.

LEER EL PRIMER DOCUMENTAL HISTÓRICO DEL FÚTBOL PROFESIONAL DE EL ORO

DOCUMENTAL HISTÓRICO
 
FUENTE:


ANIBAL JUSTO GONZALEZ COMAS

 www.futbolmachala.blogspot.com

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada